26 may. 2013

FINAL DE COPPA


Bastardos de todos los confines se dan cita en las finales de Copa.
Bastardos de todos los mares tienen su momento en las finales de Copa.
La Copa siempre parece para puteros, vacilones, autistas o guerrilleros.
Gary Hooper, Arda Turan, los pitufos del Wigan.
Petkovic es muy bueno, gane o no la Coppa.
La Roma duerme, sudada en el campo, imposible no pensar en Zeman.
Manuel Antonio antes que María, eso siempre.
Ojalá Petkovic fuera de este club de mierda.
Ojalá Hernanes también.
Dadá, ritos ancestrales, oscuridad. El fútbol es la escuela de todo. De todas las cosas que son sin ellas saberlo, naturales y frescas.
Sin Zeman se puede decir que "vamos camino de la prórroga".
Lamela, lamémela.
Es evidente que Marchetti es hijo de un Dios. 
Es evidente que Hernanes es hijo de Satán (encaja perfectamente con la definición de "satánico" que te dan en Berrechid, Marruecos. Es el típico "chico satánico")
Una superioridad muy Djalminha la de Hernanes.
Marchetti está condenado a ser número 1 mundial.
En la portería de la Roma no está Marchetti (minuto 70)
Marchetti hace una parada de ESCÁNDALO (minuto 73)
Minuto 80: Marchetti echa el balón fuera, se tira al suelo y pone cara de "me lo sé todo en este negocio".
Qué inversión sería Hernanes, para cualquiera.
La Roma hace de Roma, con todos sus vestigios cojos, mancos, algunos sin cabeza. Y el César Salvaje del Imperio? No me digas que era aquel puril que fumaba... Naaaaaaaaaaaa.
Mauri es un putón llegando al área.
Un descojone.
Me alegro por el viejo.

25 may. 2013

IGOR LEDIAKHOV ESTABA MALDITO



Igor Anatolyevich Lediakhov fue el espectro, el tótem satánico que mi padre me ofreció cuando me quiso hacer del Sporting. Me lo presentó un día en casa de mi tía delante del Plus y la verdad es que me enganchó de cojones. Era mi jugador favorito. Yo quería ser del Deportivo pero me encontraba de repente dando patadas a uno que llamaba borracho a Juanele. Después descubrí que aquello era como estar drogado, y que aquel equipo estaba maldito y que murió poco después con el interés futbolístico de mi viejo, quien al final dijo NO HAY FUTURO. 
1998?
           No más barro. Un gallego criado en Asturias que vuelve a Galicia y no quiere. El malditismo del albañil, la añoranza, el escupitajo, todo eso. 
Creo que Lediakhov también debía pasarse buenos ratos pensando en Rusia, cagándose en la puta y fumando. 
Vaya tío, qué ingenio musical oscuro, qué velocidad particular, qué maravilla en aquellos colores. Un Ruso de déjate de hostias.
Pero bueno, se fue a la mierda, cedido al Yokohama Flügels, y con él todo el aprecio que mi padre podía tener por el fútbol. Con el descenso, se le vino encima el siglo XXI y dejó de fumar. Tiró para Vascongadas. 
Realmente me costó un huevo desprenderme del Sporting. Muchas noches, estando ya inmerso en el tripi blanquiazul, su terror se mezclaba en mi cabeza con el del Castlevania para Nintendo. Ciriaco, García Remón, Nikiforov, el gol de Hugo Pérez, los pienso mil veces. Jodido malware. Al final, por suerte, lo vomité todo a tiempo.



22 may. 2013

ODA A LAUREANO


Sobre los guijarros que marchaba el pequeñín, tan contento. Resulta que su tic-tac se rompió, ahí atrás, se le rompió a él que parecía de titanio, siempre quisquilloso al tocar línea de fondo.
Reaparece ahora el coche-moto, moto pegajosa, sonrisa que nunca acude desde aquellas fiestas de Bellas Vistas donde algo debió de pasarle al chico. 
Me gusta porque está vacío, porque yo también estoy vacío.
A estas alturas.
Su voz es un secuestro en Miranda de Ebro, su fase de desarrollo se queda siempre en normal como el ritmo de un vespino, pero seguirá sonando para el Getafe, él que llegó a secar a Jesús Navas.
A pierna cambiada.
Niño viejo que tras la hostia se levanta y echa a correr con el menisco en llamas.
Atrápalo, Laure!
Enigma en la pelvis, enigma del desvirgar tardío en una calle fría de nombre aun más frío y de aquel momento en el que dijo: "Ya estoy bien", después de fracturarse un no sé qué.
Silueta de un perro feo que todo el mundo quiere.
Molido a palos.
Canterano de varios mundos.
Martirio de talentos que echamos de menos en tiempos de hambruna.
Hay poca gracia en su esfuerzo, pero cuánta añoranza nos supuso perderle.
Viendo a Manuel Pablo.
Oliendo la ketamina del calvo en el carril, murmurando todos "Sanabria, dónde estás?".
Sanabria, soldado del páramo.
Duro de mollera.
Ataca!
Y préndele fuego a las lagunas.